Incumplimiento en la obra civil del Circuito Exterior Mexiquense

Las inconsistencias relacionadas con la inversión realizada (monto de sobreinversión) y el monto de dicha inversión que está pendiente de recuperar por OHL, resultan alarmantes ante el hecho concreto de que sólo se construyó el 70% de la obra civil establecida en el otorgamiento de la concesión[1] –conformada originalmente por cuatro fases–:

 

  • Fase I corresponde a 52 km de autopista de cuota entre las carreteras México-Querétaro y Peñón-Texcoco. La construcción dio inicio los últimos meses del 2003 y este tramo del Circuito entró en operación en noviembre 2005, es decir, dos años después de que fue otorgada la concesión y a un mes de que Enrique Peña Nieto tomara posesión como Gobernador del Estado de México.

 

  • Fase II de 32 kilómetros corresponde a la extensión hacia el extremo sur de la primera fase, extendiéndose desde la carretera Peñón-Texcoco a la autopista federal México-Puebla, ésta fue inaugurada a finales de 2009 y dio inicio a sus operaciones en enero de 2010.

 

  • Fase III que conecta la fase I (intersección de Tultepec) con la autopista México-Querétaro, y por lo tanto la parte norte y noreste del Zona Metropolitana y del Valle de México (ZMVM). El 29 de septiembre de 2010 se puso en servicio el primer tramo de esta Fase que es de 10 kilómetros de longitud –con ello entró en funciones el tramo Lago de Guadalupe-Vialidad Mexiquense– y a finales de abril de 2011 fue inaugurado el último tramo, dando el total de 110 kilómetros en operación al día de hoy.

En términos de lo establecido en la concesión se contemplaba una Fase IV, desde el extremo de la Fase III (autopista México–Puebla) hasta el límite del Estado de Morelos; sin embargo, de acuerdo con la información disponible no hay planes para completarla.

Según la concesión, esta fase debía construirse una vez que los niveles de tráfico alcanzaran el nivel de servicio E[2]. Al respecto, el Título prevé que cuando haya causa justificada para no construir un tramo independiente, OHL deberá solicitar autorización a la Secretaría de Comunicaciones, al parecer no se ha actualizado este supuesto.

A pesar de que no fue construida la Fase IV, no se advierten modificaciones al Proyecto Ejecutivo que lo justifiquen, es decir, se incumple con los principios de transparencia y rendición de cuentas respecto de la supervisión que el Gobierno del Estado de México debe hacer, en relación al cumplimiento de las obligaciones de OHL contraídas en esta concesión.

 

Lo cierto es que, con independencia de estas inconsistencias, a diciembre de 2016 OHL ha reportado que tiene derecho a recibir 63 mil 216 millones de pesos para recuperar la inversión que realizó en el Circuito Exterior Mexiquense, lo que significa a todas luces que la cifra puede seguir creciendo durante los 34 años que le restan de vigencia a la concesión.

 

Si nada cambia, OHL tendrá garantizados ingresos millonarios que pagaremos las mexicanas y mexicanos hasta el 2051 –dado que están amparados en el derecho que tienen sobre el cobro de peaje–, año en que concluye la vigencia de la concesión con motivo de las ampliaciones que se han pactado (2003-2051).

[1] El Anexo 6 relativo al Programa de Obra del Título de concesión con que contamos para efecto de este análisis no es legible, los datos se retoman del estudio relativo a las Proyecciones de tráfico e ingreso realizado por Steer Davies Gleave en septiembre de 2013, de acuerdo con el cual, la longitud de la concesión es de 155 km, de los cuales 110 se encuentran en operación (ello coincide con la información pública disponible).

[2]De acuerdo al manual de capacidad de carreteras (Highway Capacity Manual) del Transportation Research Board, EEUU, el nivel de servicio E se alcanza cuando se tiene un flujo aproximado de 4,120 vehículos/hora en una carretera de dos carriles por sentido, lo que equivale a un Tráfico Promedio Diario Anual (TPDA) de aproximadamente 68,000. En algunas partes de la actual carretera libre entre Chalco y Amecameca de Juárez, el TPDA es de alrededor de 22,000, con lo cual, suponiendo un crecimiento promedio anual de 5%, durante los próximos 20 años no se espera alcanzar un nivel de servicio E.

 

Leave a Comment

Bitnami